Sleep no more (Teatro en Nueva York)



Una experiencia increíble que no te podés perder si vas a Nueva York, Macbeth en un hotel.

Me dirijo a ver “Sleep no more”, una obra de teatro diferente. Camino por las calles de NYC y al llegar al lugar una cola de 30 personas para entrar a un edificio enorme, en la puerta había un señor de traje y corbata, como si fuera el patovica de un boliche. Llega mi turno y me hacen entrar, un largo pasillo, a la mitad me reciben dos personas detrás de un mostrador que me piden todas mis pertenencias, me dan un número y me dicen que puedo llevar dinero en un bolsillo por si quiero comprar un trago.
Continúo caminando por el pasillo y en un mostrador, como si fuera la recepción de un hotel, les doy mis datos y hago el check in, me entregan una carta con un número y me invitan a subir por una escalera. Luego de un pasillo con varios recovecos llegue a un bar con mucha gente, música y tragos.
Alguien va diciendo los números de las cartas y los participantes van desapareciendo cuando pasan a un cuarto continuo.
Cuando llega mi turno, me dirijo a una habitación continua con otras personas, se cierra la puerta y nos reparten máscaras blancas, como del antiguo teatro griego, nos ponemos las máscaras, algunos se ríen por los nervios y subimos a un ascensor. El ascensorista nos da la bienvenida y empieza a parar en diferentes pisos dejando salir a la gente en grupos de 4, de 3 o solos, según su antojo. Me encuentro en el fondo del ascensor llega mi turno de bajar. Por suerte lo hago con algunas otras personas del grupo, en el lugar hace frío, todo está a media luz y parece antiguo. Abro una puerta dirigiéndome a la derecha y entro en un cementerio, con lápidas, estatuas y cochecitos de bebé antiguos estacionados en los pasillos, recorro el lugar hasta que empiezo a tomar confianza. En el fondo una habitación donde una pareja yace desnuda en la cama, en el centro de la habitación una bañadera con agua y sangre. Los actores comienzan su escena, la gente se amontona para verlos, otros deciden irse. Tomo confianza y me dirijo a las escaleras de incendio, por allí se puede ir de un piso a otro del hotel y seguir a los actores o encontrar nuevos rumbos. Llego a una calle llena de negocios antiguos, entro en una casa de dulces, abro las latas y pruebo las gomitas de colores, vuelvo a colocar la lata en su lugar. Sigo al negocio continuo donde hay una funeraria, allí están los ataúdes, los libros de registro, enfrente observo una mercería con hilos, agujas y latas por todos lados.
Es realmente fantástico el lugar, la ambientación, me cruzo con más actores a los que decido seguir, observar y abandonar para encontrar mi propia historia. En el piso que sigue hay un bosque, todo está casi oscuro y nadie a mi alrededor pero decido entrar y recorrerlo. De pronto me cruzo con otras máscaras, lo que me produce un cierto alivio, el juego sigue y no me encuentro sola. Llego a una sala de hospital donde una enfermera acomoda pijamas dentro de tinas llenas de agua, como si fueran cuerpos. Una mujer que grita y se desnuda, comienza a bañarse y la sangre recorre sus brazos. Todo es una experiencia única y alucinante, son más de dos horas donde podes recorrer el lugar, jugar a ser parte de la obra o un simple espectador.
  
Esta es la página de la obra donde pueden reservar su entradas y consultar sobre los días y horarios www.sleepnomorenyc.com 

Comentarios

  1. Gracias por la información, fuí y me encantó, Clara

    ResponderEliminar
  2. Después de leer esta nota participé de esta experiencia y fue increíble. Tomas García

    ResponderEliminar

Publicar un comentario