Entrevista a Bigolates de chocote (Teatro)


Entrevistamos a Marcela Herrera, una de las integrantes del grupo "Bigolates de chocote". 

1.- ¿Cómo nació Bigolates de chocote?
Bigolates nació un poco de las ganas, otro poco de la incomodidad. Las ganas eran de probar cosas nuevas. Ya trabajábamos juntos y para chicos, pero en un formato de talleres, y nos daban ganas de pensar más en armar un espectáculo o una pequeña obra. También teníamos ganas de meterle música y empezar a cantar, y ganas crear juntos. Por otro lado estaba la incomodidad, en su mejor sentido, como una inquietud de probar cosas nuevas,  de sentir que era momento de dar un paso más en lo que ya teníamos conquistado, en nuestras rutinas, abrir más lo que ya hacíamos. Esa incomodidad llena de ganaas, nos llevó a cada uno a tomar la decisión de elegirnos como grupo y apostar a crear una propuesta como Bigolates de Chocote.

2.-¿Cómo surgió el nombre del grupo?
El nombre del gurpo surge de una de las tantas tardes donde nos juntábamos a cantar en la terraza de Emma. Solíamos recibir a Ali, una vecina que se sumaba a cantar con nosotros. Un día  Ali viene con unos lindos bigotes, esos clásicos que quedan después de tomar la leche. Y ahí los chicos empezaron a cantarle una canción de unos “Bigotes de chocolate” (que es una de las canciones de nuestro primer disco que lanzaremos en vacaciones de invierno) y después a esos bigotes, quisimos darle más juego y se transformaron en unos “Bigolates de Chocote” y nos encantó: nos gusta ser Bigolates y  Chocotes.

3.- ¿Quiénes forman el grupo?
El grupo está formado por Adri, quien es docente de chicos hipoacúsicos, técnica recreóloga y esencialmente y en lo cotidiano es clown Lo cual nos hace vivir al borde del “gag” constante. Vero es actriz e instructora de yoga, nos da clases cada vez que lo necesitamos. Es inevitablemente alegre y muy enérgica lo cual es altamente contagioso y nos llena de vitalidad abajo o arriba del escenario. Tenemos también a Emma que es casi psicólogo, es nuestro percusionista y creador de muchos instrumentos que se ven en el espectáculo, también armó la escenografía con la que nos movemos de acá para allá  y actualmente está estudiando para titiritero, el más centrado en la estética grupal. Patri es otro de nuestros integrantes y es compositor, es nuestra fuente inagotable de canciones, en muchos casos trabaja junto a Emma y en otros muchos casos viene con una canción al grupo para que la empecemos a dar vuelta entre todos y que la hagamos “jugar”. Y la siguiente integrante soy yo, Marce. Soy psicóloga, trabajé como psicoanalista algunos años cuando me recibí y un día dejé ese camino para elegir jugar; a veces con el cuerpo y otras veces a través de las palabras. En el grupo juego y reflexiono, voy por ese camino.

4.- ¿Cómo fue el proceso de armar el espectáculo?
Armar “Dejame jugar” tuvo dos etapas. La primera de crear entre los cinco, jugar entre nosotros, reírnos, divertirnos y ver cómo hacíamos entrar todo eso y las canciones como en un collage. La segunda fue cuando decidimos incorporar un director como Martín Joab, para pulir y tener una mirada a nuestros puntos ciegos. Nos organizó, pulió y potenció lo que habíamos creado.
5.- ¿Cómo nacen las canciones con sus melodías?
El espacio para crear está abierto. Cada uno aporta las canciones que se le ocurren, las vamos entregando al grupo y vemos juntos qué es lo que pasa. Algunas florecen enseguida, otras cuestan más, hay que cambiarlas, buscarles un lugar, encontrarnos en las canciones.  Tenemos un compositor que es Patricio, así que el  suele venir con un “tema que se le ocurrió cuando…”. Emma también trae sus canciones o bien acompaña a Patri con las melodías y las letras y le suma  la percusión. Después cada uno tiene que encontrar su lugar en relación a cada tema. Y aprender a jugarlo.

6.- ¿Cómo surgieron los instrumentos que los acompañan en sus shows y a partir de que materiales están construidos?
Tenemos una canción que es sobre los cotis, esos instrumentos que se construyen con materiales reutilizados y reciclados. Se metieron en el show y forman parte de nuestra estética. Emma se apasionó por ir incorporando cada vez más instrumentos y los fue creando a medida que sentía la necesidad. También tenemos unos hermosos cajones peruanos que él nos hizo cuando empezamos a cantar y que hacen a nuestra identidad como grupo. La idea del reciclaje tiene que ver con nuestro estilo, de poder jugar y cantar con cosas simples y a las que todos tenemos acceso, y que propician el uso de la imaginación.

7.-¿Cómo definirían su nuevo espectáculo Dejame jugar?
“Dejame Jugar” es una invitación al juego. Creado para que jueguen y se diviertan chicos y grandes. Apuntamos a esa dupla: niño-adulto y abrimos la posibilidad de que se diviertan y se entreguen al juego y al humor compartido. ¿Es una obra? ¿Es un juego? Tendrán que venir a verla para saberlo.

8.- Alguna anécdota de sus funciones
 Tenemos anécdotas de tormentas eléctricas justo antes de empezar funciones al aire libre, banners que se nos cayeron en la cabeza, micrófonos que jamás se prendieron, chicos que invadieron el escenario, escuelas enteras haciendo trencitos y bailando por el salón de actos, funciones improvisadas en plazas… Nos acompañan siempre y se renuevan cada vez. Forman parte de nuestro juego

Recomendados de Bigolates

Un libro: para chicos: “Bilembambudín, o el último mago” de Elsa Bornemann. Para grandes (que quieran sentirse chicos) “El barón rampante” de Ítalo Calvino
Una película: La historia sin fin
Un cuadro: ¡a los Bigolates nos encantan los murales! Recomendamos ir con los ojos abiertos por sus barrios buscando estas expresiones artísticas ideales para sacarse fotos y jugar un rato.
Una canción: Una que es música y deseo: “Qué se vengan los chicos”.



Comentarios